Todos los caminos llevan a… La Habana

Su vocación de encuentro y las cualidades tan suyas que la hacen fábrica de sortilegios para quienes a ella llegan, la trastocan en anfitriona. Anhelo por redescubrirla en su gente, por vivirla, por llenarse de ella… la verdadera. Con o sin maquillaje, La Habana llama turismo y este endereza sus caminos para que conduzcan a ella.

Esa fue la certeza de muchos, incluso antes del término de los itinerarios que este miércoles recorrieron sus venas de ciudad maravilla.

Desde la sinergia que hace química entre cultura y turismo, a flor de piel y de vista en los participantes que hicieron estancia en el Antiguo Almacén de la Madera y el Tabaco, los campanazos de una tradición muy propia de los azucareros, que marcó el inicio del derrotero en el Museo del Ron… hasta las conexiones entre cuatro plazas que evocan otro tiempo en un mismo pueblo.

Todo fluye, todo despierta. Un hotel para “ambos mundos”, la reanimación de una avenida con mirada de futuro anclada en un puerto y una Basílica de San Francisco en una tarde de homenajes.

Y aunque esa no es toda La Habana, el tour resume la esencia de su espíritu, de su hospitalidad y su encanto.

TURISMO CUBANO, ENTRE LO ESTRATÉGICO Y LO SOSTENIBLE

Su posicionamiento como área estratégica de nuestra economía le imprime otro reto de gran calibre: ser sostenible.

Una de las vías para conseguirlo está en superar cualquier dificultad del presente, como seguir ampliando las capacidades instaladas, pues las que hay no son suficientes y —en resumen— la demanda remonta la oferta, sin desconocer las cerca de 2 500 nuevas de ellas cual promedio anual. Así la segunda fuente de aportaciones que más ingreso factura a la economía nacional
—el turismo—, proyecta multiplicar esa cuota en un plazo cercano.

Tan estratégico como él resulta su alianza con el sector privado para poder alojar más vacacionistas. Sobre todo a partir del flujo turístico que se vaticina y la “senda ascendente” con la que ha catalogado el General de Ejército a esa esfera, para la que se aprobaron recientemente ocho Lineamientos.

Según patentizó el titular del ministerio en cuestión, Manuel Marrero Cruz, en Cuba hay un solo turismo, donde confluyen tanto las entidades del Estado como otras fórmulas de gestión.

Los actores económicos que ejercen la propiedad privada, por ejemplo, gestionan unas 16 000 casas de renta y más de 1 700 restaurantes-paladares.

Una cifra para nada desestimable, en un segmento de la sociedad que va in crescendo.

En declaraciones ulteriores a Granma, Marrero advirtió no solo los ingredientes que hacen del actual capítulo de FITCuba una receta mejor (participación, calidad, interés de acercamiento y negocios, y otros), sino la articulación de nuevos proyectos.

Previamente había informado ante la prensa acreditada y los participantes en el evento, que la proyección hasta el 2030 en cuanto a disponibilidad de alojamiento, fija la varilla en las 108 717 nuevas habitaciones.

Una buena nueva en la apertura tangible del mercado, es el “fuerte proceso de arribo de cruceros, en su mayoría provenientes del llamado Viejo Continente y de la nación canadiense. Destaca entre los cruceros, las operaciones con la compañía MSC.

Otro elemento alentador resaltado por Marrero Cruz es que al bajar el telón el 2015, el 44 % de los turistas eran repitentes, el índice de satisfacción alcanzó el 96 % y el 94 %, por solo citar algunas estadísticas, aseguró que recomendaría el destino Cuba.

Para hoy, FITCuba ha precisado el epicentro de atracciones en la Cabaña, las coordenadas exactas para conocer potenciales negocios y otras oportunidades de una industria que no solo promociona ocio, sino que enciende motores de competitividad y desarrollo.

CON LAS CREDENCIALES EN LA MANO
La tarde en el Salón San Ambrosio del Parque Morro-Cabaña sirvió para que algunas de las principales cadenas hoteleras y agencias de viajes cubanas presentaran sus credenciales actualizadas a quienes acuden a la edición 36 de FitCuba.

Próxima a arribar a las tres décadas de vida y de la mano de su presidenta, Yamily Aldama, la cadena hotelera Cubanacán reafirmó la apuesta por modernas tendencias decorativas, la personalización del servicio, y el énfasis en la restauración y la sostenibilidad ambiental.

Aldama confirió alta prioridad a los llamados “Hoteles E”, que se encuentran ya en ocho de los diez sitios cubanos declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad, y se distinguen por el vínculo con el entorno y ambientes íntimos y refinados.

Destacó, asimismo, el interés por los destinos de naturaleza como el valle de Viñales, Patrimonio Cultural de la Hu­manidad; la Ciénaga de Zapata, mayor y mejor conservado humedal del Caribe insular; y el Complejo Las terrazas que, enclavado en la Sierra del Rosario, es considerado el primer eco-museo del país.

Por su parte Eduardo Acosta, máximo dirigente del grupo hotelero Gran Caribe S.A., informó que esa sociedad cubana
creada en 1994 cuenta con más de 12 000 habitaciones en alrededor de 42 instalaciones hoteleras.

Sin desatender el auténtico arte de la hospitalidad en todo momento, “desde una cordial bienvenida hasta un maridaje de alimentos y bebidas”, la cadena atiende emblemáticos hoteles de lujo y posee la mayor parte de su planta habitacional en La Habana, Cienfuegos, Jardines del Rey y Cayo Largo del Sur, aseguró el experto.

Celoso cuidador de la historia de las tradiciones cubanas, Gran Caribe encuentra en la infraestructura que tiene una enorme riqueza artística y patrimonial, a la vez que potencia los destinos de sol y playa porque acostumbra a atraer a un público familiar.

Al respecto, Acosta citó como algunos de los logros del organismo, la apertura del Hotel Pullman Cayo Coco y la inclusión de Paraíso Cayo Largo entre las tres mejores playas del planeta.

El presidente planteó entre los retos del grupo diversificar ofertas para quienes optan por un turismo especializado y el sumar confort a las instalaciones remodeladas.

Desde otra óptica, el Grupo Empresarial Viajes Cuba, constituido hace poco más de un año, recordó que engloba a las agencias Cubatur, Havanatur, Viajes Cubanacán y Ecotur, pero sin sustituir las actividades comerciales de esas entidades.

Dueña de la mayor red nacional de venta de boletería y acciones de comercialización en 53 municipios, Viajes Cuba brinda asistencia a la mitad de los visitantes de aproximadamente 60 países y, de forma especial, a los que optan por los cruceros, explicó su presidente José M. Bisbé.

El titular avizoró operaciones con nuevas compañías de cruceros, la profundización en el trabajo con mega yates y el turismo de salud, la introducción de una Ruta Gastronómica y una Musical, y un mayor tratamiento al mercado norteamericano en el marco de las licencias establecidas por el Departamento del Tesoro.